sábado, 14 de mayo de 2011

Que difícil es a veces no


Tengo tiempo sin escribir y cuan difícil se me ha hecho en estos días, aunque siempre busco unos minutos para entrar en él y leerlo, eso me gusta, me da serenidad, me ayuda a volver al inicio, sentir que esa parte de mi esta aun allí que no ha quedado de lado. Ese es uno de mis temores. Mi vida en este nuevo año ha tomado otro rumbo o más bien, nuevas cosas han venido a formar parte de mí, que me han mantenido un poco desconectada, aunque el termino sería mejor confundida.

He comenzado un nuevo trabajo, no lo que yo hubiera querido, ni mi profesión pero me siento bien, aprendo cosas buenas, y eso me gusta porque me ayuda a crecer laboralmente. También tengo la dicha de haber encontrado a una mujer increíble, dulce, inteligente, bella como una espontaneidad y alegría que me da vida, que me ha hecho retomar esa parte de mi vida que por mucho tiempo mantuve en soledad.

Pero las cosas no han sido sencillas, lo nuevo en mi vida a despertado ciertos temores, dudas en mi, por ellos mi "ausencia" he tenido mucho en que pensar, miedos que han vueltos y otros que surgen y no se me a hecho fácil las cosas ni eso, ni mis relaciones y menos a distancia; y este parece el elemento permanente en mi vida la distancia en mis relaciones, mi relación con mi Señora; mi sumisión, mi relación vainilla con mi novia, todo pareciera que lo tengo a medias, y esa es la realidad, y muchos son los momentos de frustración, de ahogo, llorar, y callar porque esas es mi manera de ser, porque no encuentro otra salida a la necesidad, al miedo de perder una parte de mi vida por la otra que es lo opuesto, pero que pierdo en realidad si a veces no sé, si lo que tengo; lo tengo, es mío. Es real.

Porque si, a veces no basta esa conexión, esa confianza, el sentimiento de sumisión, el deseo de pertenecer; de sentirte propiedad de ese otra persona, de Tu Señora, el cariño que es el que te mantiene ahí firme, porque al final de cada día, en el pasar de las semanas, meses, los años va creciendo la necesidad por tenerle cerca, tocar, sentir; vas sintiendo mas la distancia y va doliendo mas… pero también vamos haciéndonos más fuertes, quizás por ser un rasgo de nuestra naturaleza sumisa no sé, lo que si se, es que me llena, nunca me había sentido tan plena, tan yo, conmigo misma dentro de mi relación con mi Señora. Y además, tengo la fortuna de tener a un Ama maravillosa que ha sabido guiar en todo los aspectos de mi vida, y Ella sabe que yo siempre este allí, como se que lo está Ella para mí. 
Pero eso no evita que haya días que me duela esta distancia de Ella, de querer que las cosas sean diferentes, que muchas cosas sean diferentes, incluyendo mí relación vainilla. Por eso siempre trato de recordar las palabras de mi Señora: “Lo nuestro es real, imperfecto pero real". Y si de ello me sostengo, me agarro fuerte cuando llegan los malos momentos.

Ahora estoy tranquila, trato de dejar que las cosas fluyan y ver qué pasa, sin repensar muchos sobre mis pensamientos, no es fácil pero es peor dejarme consumir por ellos.


4 comentarios:

iara dijo...

Creo que todas pasamos por eso, la parte fisica, el querer tocar, las ganas de abrazar... es logico y humano...

Yo misma he tenido crisis a ese respecto, pero despues me calmo y como que pienso mejor las cosas y le doy valor a lo que tengo y no a lo que no tengo...

Mi Amo me ha hecho mucho incapie en lo referente a darle peso a las cosas que me da y como me las da porque el futuro es inicerto...no por eso hay qu epensar mal, pero es importante tomar lo qu etenemos en el presente.

Sea cual sea tu decision necesitas estar serena, tranquila y en paz para tomar decisiones. Tomate el tiempo que necesites y valora y sopesa todo.

Un besito y mucho fuerza y coraje... todo te saldra bien, ya veras

Carmen dijo...

Hola preciosa.
Las sumisas somos fuertes, muy fuertes, por eso podemos ser sumisas.
Ese sentirte a medias lo sufrí muchos años, con el agravante de que yo sí tenía a mi lado a quien podía llenar el hueco, pero mis miedos ...
Superé los miedos y llené el hueco. Paciencia.
Un abrazo.

garinoska dijo...

Si iara, sin dudas que todas en su momento pasamos por eso, cuando nos toca vivir y sentir una relación así a distancia.

Créeme que yo valoro muchísimo todo lo que tengo con mi Señora, cada momento que hemos vivido, cada paso, aprendizaje, cada risa, lagrima, las cosas que compartimos días a días por más simples, las que tienen que ver con D/s, y las que no. De no ser así, pienso que quizás ya no estaríamos juntas, el peso de la tristeza hubiera podido más.

Pero no ha sido así, y eso me alegra, nuestra relación dejos de esas tristezas; normales, me llenan, me hacen sentir bien, como ya he dicho me hacen sentir plena y son ellas las que nos han sostenido a las dos, porque sé que para mi Señora como para mí, no es fácil de sobrellevar y que Ella tiene las mismas necesidades que tengo yo. Esto es algo que ya hemos hablado mi Señora y yo porque Ella siempre me calma, me ayuda a pensar, me sostiene, y en encuentra cuando me pierdo entre mi misma.

Y estoy bien, agradezco muchos tus palabras y el ánimo de verdad. Si lo escribí es porque me ayuda, me ayuda a exteriorizar sentimientos que a veces no puedo dejar de salir por mi propia coraza.
Un beso cálido


Carmen, tienes muchas razón somos fuerte, muy fuertes aunque a veces no lo creamos así. Pero ya ves, los miedos muchas veces nos limitan pero no nos vencen. Eso lo aprendí de mi Señora.
Un beso y abrazo

Tattourouge dijo...

Olá Garinoska,

boa noite!

Vim deixar o endereço de meu novo blog:

www.tattourouge2.blogspot.com

Já a acompanhava antes com o antigo blog e já estou seguindo-a com este novo igualmente.

Convido-a a visitar-me no novo espaço, será um prazer recebê-la por lá.

Beijos carinhosos,

Tattourouge