viernes, 15 de enero de 2010

El diario de garinoska hoy: ¿Pinzas?

¿Pinzas? … eso fue lo único que respondí (mi rostro un poema) puedes probar a ponerte pinzas en los pezones, con cuidado y que no aprieten mucho ni mucho tiempono se jeje
Esa fue la primera vez que hable con mi Señora de experimentar con otra fuente de dolor que no fueran el par de azotes que me había dado una que otra vez mientras me masturbada por experimentar, claro para ese momento aun no era mi Ama, ni remotamente estaba pensado, creo… solo una simple conversación entre una curiosa, “posible sumisa” y un Ama, dicho más sencillo, dos amigas.

No puedo decir que la idea de sentir dolor me guste… o me disgusta, pero que por un par de días busque las pinzas jajaja… mi primer intento fue un horror… el dolor, la presión de la pinza en mi pezón no la soporte ni dos segundo, pero luego vino un segundo intento, igual que el primero no funciono, entonces me dije que no ese dolor no lo soportaría en mis pezones, aunque quede enamorada de unas pinzas que me mostro mi Señora, que eran un poco más seguras, contralaban la intensidad de dolor que se quería sentir, pero todo había seguido así, no pensaba o había hecho otro intento, hasta hace dos dias…

Estoy en libre albedrío de prohibición, eso significa que mi Señora ha tenido bien darme su permiso para masturbarme, que puedo hacer con mi cuerpo lo que me apetece… hasta nuevo aviso.

Así que anoche me entregue de nuevo, no me lo pensé, quería sentir, pertenecerle, sentir que soy suya mi Señora, entregarme una vez más a usted, quería darle mi dolor, mi placer, quería dolor… y lo obtuve, lo conseguí de las pinzas pero solo porque usted me permitió sentirlo, me regalo ese placer… y uf! el dolor de las pinzas… solo fueron dos minutos no se con certeza, pero la sensación que me dio juro que no la puedo explicar con palabras, es algo que simplemente siente el cuerpo y solo él lo sabe expresar; yo no tengo palabras… solo que lo que sentir esa mezcla de dolor, placer, me gusto, me excito, me llevo a un orgasmo maravilloso…. Y siempre, siempre pensando en Ella, en usted, en mi Ama, en mi Señora, soy suya. Gracias.

4 comentarios:

nuska dijo...

mmm... el placer de la pinzas, y en clítoris una verdadera pasión, placer de entrega, sumisión total.

Hermosa, te he dejado un premio en mi blog juguemos al amo y esclavo, me encantaría pasaras por el.

Besitos.

Garinoska dijo...

Vamos con clama, mira que les tengo mis respeto a las pinzas no me las imagino en el clítoris...uf! aun. Pero será mi Señora quien decida donde iran las pinzas la proxima vez.
Y si, no habia como el placer de entrega, mi placer; ese solo le pertenece a Ella totalmente.

Besos.

Carmen dijo...

Las pinzas, un doloroso placer.

Garinoska dijo...

Tu lo has dicho Carmen, un doloroso placer.
Y yo lo he sentido, gracias a mi Señora.